miércoles, 11 de diciembre de 2013

Capítulo 30

-Me gustan las chicas con mucho genio que tienen pinta de difíciles, además, si son guapas todavía mucho mejor.
-Oye, Rafa... ¿Cómo decirlo? Ella es una chica que ya tiene pareja.
-Todavía mejor.
-¡Joder que le sacas diez años!
-Y mis padres se sacan la misma edad.
-Pues bien por ellos, paz y alegría, pero que ella no te quiere y no te querrá.
Fabio intenta sin conseguirlo convencer a Rafa de que es imposible que él y Enara puedan tener nada.
-¿Le gusta el negro? ¿Le gustan los tatus? ¿Y los piercings? Desde luego le tiene que gustar el heavy.
-No le gustan los perros, mucho menos los que ladran mucho, tampoco le gustan los colores, incluido el negro, que ella por lo menos lo considera como color, no soporta separarse de su prima... -empieza Fabio.
-Pues yo lo cambiaré.
-Me rindo.
Fabio se levanta y se va, encontrándose a Nerea y Ainhoa al otro lado de la carretera que lo esperan ansiosas para saber más de lo que han hablado esos dos.
-¿Y? ¿Va a dejar en paz a mi prima? -pregunta Nerea sin ganas de esperar más.
-¿Tengo pintas de traer buenas noticias?
-Según que sean tus buenas noticias. -contesta Nerea rápidamente.
-Me rindo contigo también.
-Oye, tranquilo, que seguro que Rafa deja en seguida en paz a Enara.
-¿Tiene pinta ese idiota de que vaya a dejarla en paz?
-Pues voy yo a hablar con él y le pienso dejar las cosas bien claritas a ese... -Nerea intenta encontrar un adjetivo que no sea una palabrota. -Esa cosa. ¡ESA COSA SÍ!
-Como no vayamos ahora Valeria nos va a matar, nos ha dejado diez minutos para venir aquí, y hoy, no tengo ganas de pelear.
-¿Os habéis cambiado las personalidades o qué? -pregunta Fabio extrañado por cómo han reaccionado.
-Valeria nos obliga a ir en busca de chicos, tú también te pondrías así. -responde Nerea mientras Ainhoa asiente.
-Pues suerte.
-Lo necesitaremos. -dice Nerea dramatizando mientras levanta la mano con el puño cerrado, como si eso le diera fuerza.
-No vamos antes de que esta termine pegando a un árbol, que conociéndola se va a poner a chillar como una tonta y en vez de pasar desapercibidas como nos dijeron, seremos el centro de atención. -opina Ainhoa.
-Y nos ingresarán en un manicomio. -añade Fabio.
-¿Qué es eso? -pregunta Nerea.
-Un centro para locos. -responde Fabio mientras se despide de las chicas saludando con la mano, algo que ese día ha aprendido.
Nerea y Ainhoa se quedan sin saber qué hacer, y la primera, le responde con el mismo saludo al revés junto a Ainhoa, la que lo hace con el pie.
-No las conozco. -susurra Fabio dándose la vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario