miércoles, 25 de diciembre de 2013

Capítulo 34

Hola! Esperamos que no os aburra este capítulo, pues a nuestro gusto, ha quedado demasiado ¿lleno? ¿Sería esa la palabra? Bueno, sea lo que sea, esperamos que os guste y como ya os deseamos en la entrada anterior, os deseamos a tod@s feliz navidad!! Besos y hasta enero.

-¡Me duele todo! -se queja Nerea.
-¿Cuánto tiempo llevas con los ojos completamente negros? -pregunta Fabio mirándole fijamente a los ojos e intentando encontrar algo que le diga qué es lo que le pasa a la muchacha.
-Desde la visita de Marcos y Rafa.
-¿Dos días?
-Supongo, tú eres el listo aquí.
-¿Qué tal va? -pregunta entrando Enara, tranquila extrañamente.
-La verdad es que no sé qué es lo que le pasa. No sé si es hereditario, si es algo que ha cogido por no cumplir una de las reglas...
-¡Las he cumplido todas! -se queja la prima de Enara. -Bueno... menos ir por ahí mezclándose con todos los humanos. ¡Pero no soy la única! ¿Por qué si no están tan bien Ainhoa y Valeria?
-¿Como esto haya sido culpa de alguna de ellas? -murmura Enara.
-ADM. -suspira Fabio. -¿Qué es exactamente lo que sabéis de él?
-Pues simplemente que son aquellos que nos intentan matar y que saben cómo encontrarnos. -responde rápidamente la rubia.
-Mucho no te equivocas.
El silencio se alza en la habitación y Fabio suspira. Enara, sin hacer pregunta alguna, y de alguna manera sabiendo lo que el chico quiere que haga, va a buscar a todos los demás, quienes entran cada uno con mala gana y serios.
-ADM, como todos sabemos, significa Administración De Mágicos, es decir, aquellos que tengan algo de magia entre ellos. Pero a su vez, también significa Adiós Daemón Moribundo, cuales son las iniciales que se acogieron de las últimas palabras que dijo el fundador de la ADM el la primera rebeldía contra los poderosos. Claro que los dejaron moribundos, donde todo tenía sol, era alegre, lleno de colores... pero conseguimos vivir y nuestros antecesores trajeron otra vez el Daemón original con unos cambios para que pudiéramos vivir y salir a la tierra sin problemas. Cuando el fundador se dio cuenta de que podía usar esas mismas palabras para otro fin, los usó, burlándose de nosotros.
Fabio se para con la boca abierta, como si lo que va a decir fuera malo para alguien en especial, todos saben de quién se trata, pero mira a Omar como si nadie lo supiera.
-Entonces fue cuando la segunda generación de poderosos nació, pues los de antes eran todos crueles y con un poder que solo los de la ADM poseen y que usan para matar y quitarles los poderes a sus presos, para así, hacerse más fuertes. Por eso son nuestros enemigos. Porque nos matan simplemente por el poder.
-¿Y por qué estamos entonces aquí? -pregunta Ainhoa sin dejarle continuar.
-Porque desde entonces muchas guerras se han echo con el fin de detener a los de la ADM en su misión de hacerse con todo. Si pensáis, cuando no haya nadie más con tanto poder como ellos, empezarán a matarse y a quitarse los poderes con el único fin de ser más fuertes que los demás. En ese camino lo destruirán todo. Si pensabais que solo éramos monstruos no es así, os equivocabais, somos los que tenemos la misión de terminar con todo esto. Nos mandan para decir a la ADM cómo cada vez hay más con dones, cómo seguimos siendo tantos y ya de paso para matar a algún que otro de la ADM. Como si entre nosotros mismos no hubieran guerras ni nada.
-¡Ah! ¿¡Qué somos experimentos!?
-No exactamente... pero sí en un fondo.
-¿Y tú cómo sabes todo eso? -pregunta Omar medio enfadado.
Fabio se queda callado, y Elías le mira asombrado.
-¿Y te quedas callado? -pregunta.
-¿Y qué quieren decir dejándome a mí así? -consulta Nerea, asustada.
-Por lo menos eres la única con valor para preguntarlo. -murmura Fabio. -No sé por qué narices te lo han echo, son muy listos, pero saben que estamos aquí, dónde nos alojamos y seguramente cómo nos llamamos también. Yo que vosotros me andaría con cuidados.
-Empezando por Marcos. -exclama Elías. -Ese chico me da mala espina.
-No eres el único. -comenta Omar.
-Si este comenta aquello, Marcos es inocente. Ser el hijo de los poderosos y atreverse a decir esto tiene narices, Omar. -chilla Valeria, furiosa.
-Creo que Valeria tiene razón. -apoya Leo con una vocecilla.
-A mí me da igual lo que se diga aquí dentro, no es cosa de empezar a pelearnos entre nosotros. Tanto puede ser Marcos como Fran, como Esperanza, como Alba, como Rafa, como cualquier persona que pase por nuestra puerta por la acera de enfrente. Esto lo que nos dice es que no estamos seguros. Y que en cualquier momento los muy gilipollas vienen a por nosotros. -exclama Enara.
-Tiene razón. -añade Ainhoa. -Además, cada uno de nosotros ha venido aquí por una razón, y la mayoría no lo está cumpliendo.
-Sabemos todas las razones menos el del hijito de los poderosos, ¿vas a hablar o qué, gallina? -insiste como una psicópata Valeria.
-¡Callaos todos! -chilla entonces Nerea. -Que quede claro que aquí soy yo la que está mal y tiene que oír todas las barbaridades que decís, ¿se ha demostrado quién ha sido quien me ha echo esto? ¿cómo y dónde? ¿se ha demostrado cualquier cosa que nos haría daño hasta ahora? No, pues podemos buscar, pero discutiendo y acusándonos sin más lo único que estamos consiguiendo es ventaja para la ADM, así que desde ahora, quien no demuestre buen rollo con alguien, se las va a ver conmigo.
-¿Y si hay alguna razón para que no haya con mal rollo? -pregunta Elías.
-Ni se pega. Y se habla cantando.
-Eso es una estupidez.
-Tú eres una estupidez, Elías. -responde Ainhoa y ayuda a Fabio con el tema de Nerea mientras que todos salen por la puerta y Elías murmura algo bien bajito.

2 comentarios:

  1. ¡Hola chicas! Me gusta mucho como escriben porque tiene prolijidad y se entiende muy bien. Las felicito. Espero que hayan pasado una hermosa Navidad. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliiiz año chicas! Un beso grande.

    ResponderEliminar