miércoles, 22 de enero de 2014

Capítulo 39

-En este momento nos vendría de perlas tener dieciocho y dos pares de alas preciosas y negras. -comenta Valeria mientras que intentan escalar lo máximo posible para que su puntería comience a fallar.
En cambio, su táctica no parece que vaya a funcionar.
-Fabio tiene dieciocho y todavía no tiene alas.
-¡Ya le saldrán! -exclama la chica sin preocupación, mirándose la mano.
Ainhoa mira abajo, y ve que casi todos se mueven al unísono, algo que no suele ser muy común ni en los Olvidados, ni en los de la ADM, ni en los humanos mismos.
-¿Tienes algo que ahora mismo?
-La verdad es que Nico me ha dado una piedra que tiene un color precioso que ha encontrado en el camino. Mira, si lo pones mirando al sol coge un color oro precioso que... ¡Eh! ¿¡Qué haces!? -grita Valeria cuando Ainhoa le quita la piedra de la mano a la chica rubia y embobada.
-Pues sí que es bonita... será una pena.
-¿Una pena qué? -pregunta Valeria preocupada.
Entonces, Ainhoa tiende la mano y deja caer la piedra en la cabeza de uno de ellos, de la cual capa se cae y la persona desaparece.
La piedra se hace en mil pedazos que destruyen a las personas que rodeaban a ese muerto, y sus capas negras caen al suelo.
-¡Mi piedra!
-¡Lo sabía! -exclama al mismo tiempo que Valeria.
Valeria mira con tristeza a la piedra, y luego a Ainhoa, otra vez a la piedra y su mirada vuelve a Ainhoa mientras que murmura con voz de asesina poniendo fuerza en las dos sílabas:
-¡Bruja!
-Por lo menos sabemos que son copias, ahora solo tenemos que convertirnos en humo negro y pasar entre ellos. Se destruirán automáticamente.
-Uno, ¿eso qué quiere decir? dos, ¡bruja! y tres, ¿no pueden hacer daño?
-¿Eso es todo?
-No, tengo una cuarta: ¡Pequeña bruja-niñata!
Ainhoa se cabrea al instante pero intenta mantener la compostura, ya que a la mínima que haga un mal gesto, no solo se cae en picado, si no que tendrá que estar controlando para que uno de esos preciosos cristales no le atraviese por quién sabe qué parte que se les ocurre a esos.
Todo le está pasando como una eternidad.
Aunque le cueste admitirlo, y odie decirlo, con Elías se sentía más segura. Es el chico de los planes. Suelen fracasar, pero bueno, es el chico de los planes.
Por su parte, tiene a la inútil de Valeria mirando su mano a su lado, mientras que ahora, después de darles un minuto de tregua, les vuelven a lanzar un cristal, el de ahora más grande.
-¿Puedo hacer una pregunta a una de las personas a las que como mayor amenaza etiquetan los súper poderosos? -pregunta Valeria, con su habitual tono de desdén.
-Dime.
-Si aquí están las súper copias que echan cristales, ¿dónde están los súper reales que seguro que hacen más daño que unos estúpidos cristales? -pregunta con una falsa sonrisa que le da un toque de tonta.
Para la Ainhoa, la pregunta le llega como si hubiera caído en picado de esa altura.
-No lo sé, pero eso ahora da igual. Lo importante es salir de aquí, parece que vuelven a levantarse.
-Eso estoy intentando hacer, idiota.
-Te estás mirando las uñas. Eso ayudará a tu autoestima, pero no a esta situación.
-¿Sabes lo que es idear un plan? ¡Dios! ¡No sé cómo te pueden tener tan de vista si tienes la cabeza de uno de esos huesos de melocotón!
Ainhoa se pone literalmente roja, de tal rabia en la que separa una mano del tronco y casi termina cayéndose si no fuera por que se ha vuelto a agarrar al tronco, dándose una vuelta y mirando hacia afuera.
-Perfecto, doña inteligencia. -comenta Valeria burlándose.
-¡Esto es culpa tuya! -chilla Ainhoa fuera de sí.
-Mira, guapa, hasta hace unos días me tenías como una estúpida rubia que pone apodos estúpidos a la gente, pero yo que tu, comenzaría a tenerme más en serio. ¿Cuánta habilidad tienes para convertirte en humo y cuál es tu rapidez?
-La verdad... es que poca.
-¿Entonces qué narices sabes hacer?
Ainhoa se queda pensativa, baja de sus humos, y por un momento, siente como si por fin tocara la tierra. Ella tiene razón, ¿qué sabe hacer ella además de robarle los recuerdos a una anciana?
-Nada. -murmura.
-¡Pues ya está! ¡Estamos muertas!
-¿Por qué?
-Elías ha dicho que no nos separemos. -dice Valeria poniendo voz de ñoña.
-¿Tú sabes convertirte en humo? -pregunta Ainhoa, extrañada.
-Prácticamente todos sabemos hacer eso. Es como aprender la Curación. Te sale sola.
-Entonces debería de salirme, ¿qué se supone que tengo que hacer?
-Supongo que intentar sentirte ligera, como si tuvieras alas de aire, dejar la mente en blanco e intentar no sentir dolor.
-¿Supones?
-¡Yo qué sé! A mí me sale natural. Pero eso es lo que siento.
En ese mismo momento un puñado de cristales se clavan donde ellas, una llega al brazo de Ainhoa, que se ha protegido como ha podido, otra a la parte baja de la espalda de Valeria, y la última, a la suela del pie de Ainhoa, quien grita de dolor.
-Me la juego. -dice medio llorando, ya con la lágrima asomada del dolor.
Valeria se vuelve a mirar la mano, en vez de ella, hay un humo negro que no coge su forma, más bien se mantiene cerca del cuerpo, de una manera irregular.
Entonces, se impulsa con los pies hacia afuera y poco a poco, a medida que va cayendo y en una rapidez bastante preocupante, pues no es demasiado rápida, todo su cuerpo coge esa forma irregular que se alarga a medida que se escapa.
En ese momento, casi todos los enemigos de la capa miran para ella y le lanzan un cristal, que se le queda incrustado en algún lado del cuerpo, cuando vuelva a humana será cuando lo note.
Ainhoa aprovecha para saltar impulsada, pero tampoco le sale demasiado bien, pues se precipita más rápido incluso que Valeria.
Cierra los ojos fuerte y piensa en todo, hasta que su cabeza acoge el pensamiento de que se va a estrellar al suelo.
En cambio de ello, se convierte muy fácilmente.
Su suerte, se parece al de Valeria, pero es todavía peor: su humo termina clavándose en un espacio bastante grande de uno de los cristales que ha sacado uno de la capa.
Las sensaciones de Ainhoa le impiden sentir el dolor, su cabeza está en blanco, y cuando vuelva a su forma se preocupará de eso.
Ahora tiene que desplazarse.
-Deja que se marche. Si tenemos suerte, su vida acabará cuando se convierta, es decir, pronto. -dice una voz de uno de los de la capa.
-Pero...
-Calla. Ahora, desactiva las copias. Tenemos que irnos a ayudar a los demás.

3 comentarios:

  1. ¡Hola chicas! Lamento el atraso en leer pero ya me he puesto al día. Me encanta como escriben. Este capi me ha dejado con la intriga y espero saber pronto que ocurrirá con las chicas. Ya voy entendiendo los poderes. Muy bien escritos guapas las felicito. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lourdes:) tristemente Luna está pensando en retirarse y agradezco tus palabras, (haber si funcionan para que se quede)
      Un beso enorm,
      Nerea

      Eliminar
  2. Uf, se me sale las gotas de sudor por los nervios. Muy buen capítulos chicas! hacéis un gran equipo y espero que al final Luna no se retire que entre las dos sois oro puro!
    Seguid así wapas y un besazo enorme a cada una:)
    Layla

    ResponderEliminar